¿Cambia el juego en el Football Turf?

Como parte de la investigación y el desarrollo en curso sobre el césped artificial, llamado ahora Football Turf, la FIFA ha llevado a cabo importantes análisis técnicos y de rendimiento acerca del juego en el mismo. El organismo rector del fútbol mundial ha querido dilucidar así una cuestión básica: ¿cambia el juego en el Football Turf comparado con los partidos en hierba natural?

Para responder de un modo objetivo e independiente, la FIFA encargó el estudio a la empresa ProZone, con sede en el Reino Unido. Y los resultados son comprobables, ya que ProZone ha podido seguir cada paso y cada movimiento recurriendo a la tecnología del vídeo. Se ha efectuado un análisis de cien partidos, pertenecientes a la Liga de Campeones de la UEFA, la Copa de la UEFA, la liga holandesa y la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA Canadá 2007.

ProZone, compañía fundada en 1997, es líder mundial en cuanto a soluciones de análisis de rendimiento para deportes de equipo. ProZone dispone de un sistema de software totalmente integrado que proporciona información técnica, táctica y física avanzada sobre el desempeño del equipo y los jugadores.

Datos precisos a través de los sensores
El proceso utiliza entre uno y diez sensores fijos situados a ambos lados del estadio para capturar y medir con precisión todos los movimientos de los jugadores y la pelota durante el encuentro. ProZone está trabajando actualmente con más de 60 clubes de fútbol profesionales y numerosas asociaciones y federaciones de Europa, Oriente Próximo, Sudáfrica y Estados Unidos, ofreciendo análisis posteriores a los partidos, servicios de búsqueda de talento, evaluación de los árbitros y suministro de datos en tiempo real.

La conclusión de su estudio exhaustivo es que "no existen diferencias significativas en los datos objetivos de los estudios técnicos hechos hasta la fecha centrados en el Football Turf respecto al césped natural de la máxima calidad".

Otras conclusiones clave han sido que el tiempo de "balón en juego" de los partidos es casi idéntico en el Football Turf y en el césped natural; 55-56 por ciento del encuentro como media, los jugadores hacen un número de toques de balón similar en ambas superficies, y no se han observado diferencias notables en cuanto a los porcentajes de pases acertados.

Y, por último, aunque es más probable que los futbolistas realicen entradas al nivel del suelo en superficies de hierba (uno de cada cuatro contactos, por uno de cada cinco en el Football Turf), esto no guarda relación con el número de faltas y tarjetas amarillas mostradas, que es mayor en la artificial.

Para leer más sobre los estudios realizados por la FIFA y ProZone, haz clic en uno de los enlaces de la derecha.