El Concepto de Calidad de la FIFA garantiza una cancha perfecta

En nuestra última edición de FIFA Magazine hemos tratado los avances en los terrenos de juego con césped artificial. En este número, nos ocupamos del nuevo Concepto de Calidad de la FIFA para Césped Artificial y de las pruebas que garantizarán que sea todo un placer jugar sobre hierba sintética con la denominación FIFA RECOMMENDED.

Los terrenos de juego modernos con césped artificial están en vías de igualar prácticamente todas las características de juego de la hierba natural. Este hecho condujo a que la FIFA desarrollara el Concepto de Calidad para Césped Artificial. ¿Por qué? El fútbol es un juego universal y, para ser ecuánime con todos los jugadores, es necesario ofrecerles las mismas condiciones de juego tanto en relación con el equipamiento como con los terrenos de juego.

En la actualidad, está permitido disputar partidos clasificatorios para las competiciones finales de la FIFA en superficies de juego artificiales, a condición de que se solicite la autorización de la FIFA dos meses antes del encuentro en cuestión. Y en los próximos años se podrá contar, sin duda alguna, con un incremento de la instalación de terrenos con césped artificial en los estadios de clubes en todo el mundo.

Los fabricantes de césped artificial podrán solicitar la licencia de la FIFA y deberán pagar un derecho anual por este privilegio. Abonarán una regalía única por cada terreno licenciado, la cual podrá ser deducida de los derechos de licencia. Las mencionadas regalías se invertirán en el desarrollo del fútbol y es muy probable que con ellas se puedan financiar las instalaciones o las mejoras de campos de césped artificial en países necesitados en todo el mundo.

El contrato de licencia tendrá una vigencia de tres años y confiere al fabricante el derecho de utilizar la designación FIFA RECOMMENDED en su publicidad y campañas de promoción en relación con los terrenos que han recibido dicho sello de calidad. Además, se podrán beneficiar del programa de mercadotecnia de la FIFA para fomentar su marca de calidad, con la certeza de que su marca será promocionada en todo el mundo.

La FIFA concederá el sello de calidad FIFA RECOMMENDED solamente a terrenos que hubieran sido sometidos a un extenso y exacto proceso de ensayos y pruebas. El Dr. Eric Harrison, consultor de la FIFA en césped artificial, expresa al respecto: "Es importante saber que el sello de calidad será concedido solamente a terrenos de juego instalados y no a la mera alfombra de césped sintético. El motivo es que la superficie subyacente o subsuelo es tan importante como la calidad del césped propiamente dicho para la característica de juego del terreno".

Antes de que se conceda el sello de calidad FIFA RECOMMENDED, cada terreno tendrá que haber pasado por un proceso de prueba de tres fases: pruebas de identificación, ensayos de laboratorio y pruebas en el terreno mismo. Estas últimas tendrán que llevarse a cabo a los tres meses de haberse instalado el campo de juego, siempre que las condiciones climatológicas lo permitan.

Primero se deberá identificar la alfombra de césped para asegurarse de que el césped instalado corresponde efectivamente al césped sometido a pruebas anteriormente.

A continuación, el fabricante deberá presentar evidencias de que el césped está fabricado de materiales no tóxicos, que no destiñe y que no refleja la luz. El fabricante y el comprador deberán asegurarse igualmente de que el campo de juego respete las leyes ambientales locales, y deberán tomar en consideración las condiciones climatológicas existentes al diseñar la superficie de juego. El terreno propiamente dicho deberá, asimismo, estar en condición de aguantar el peso de la alfombra de césped, los golpes y saltos de los jugadores durante su actividad futbolística y todo tipo de maquinaria de mantenimiento, además de ser permeable y completamente plano.

Una vez cumplidas estas condiciones, la prueba pasará a la siguiente fase, según la cual se define la aptitud general de la superficie para el fútbol.

En principio, los criterios y ensayos han sido diseñados utilizando como base de calidad el césped natural, de modo que el comportamiento de la pelota en partidos en césped sintético deberá corresponder a la reacción del balón en grama natural. Se han creado equipos de laboratorio para examinar tres características: la reacción de la pelota ante la superficie, la reacción de los jugadores ante la superficie y la resistencia a desgastes y rotura.

Una vez que un producto particular de césped haya sido controlado en el laboratorio y recibido el certificado de aprobación, no será necesario volverlo a someter a nuevas pruebas para cada nuevo terreno instalado. Sin embargo, el césped instalado en cada nuevo terreno de juego deberá compararse con la muestra original para confirmar que se trata del mismo producto. A continuación, comenzarán las pruebas de terreno del césped y se podrá iniciar la construcción de la cancha. El terreno de juego recibirá la denominación FIFA RECOMMENDED recién cuando haya pasado todas las pruebas.

Se han elegido ya nueve laboratorios para las pruebas del terreno de juego (se necesitarán más a medida que se vaya expandiendo el programa); dos de ellos están asimismo en condición de realizar los ensayos de laboratorio del césped.

Los laboratorios están distribuidos en todo el mundo -Europa, Asia, EEUU y Australia-, de modo que están al alcance de la mayoría de los mercados mundiales.

Hace veinte años, cuando algunos clubes instalaron superficies artificiales, los equipos locales tenían ciertas ventajas sobre los cuadros visitantes, pues estaban acostumbrados al césped sintético.

No era una situación justa, y si se acepta definitivamente la nueva generación de hierbas sintéticas y se las emplea junto con los campos de césped natural, entonces cada terreno de juego artificial deberá no sólo corresponder a las características de juego de la grama natural, sino que deberá igualmente ofrecer el mismo nivel de consistencia de un país al otro, de un clima al otro, de un fabricante a otro.

En la actualidad, la calidad y nivel de los terrenos artificiales varían de país en país, de modo que no es una situación ideal para los fabricantes que tienen que desarrollar diferentes productos para diferentes mercados. Es una gran ventaja para ellos y para los jugadores que se haya creado una norma internacional reconocida, establecida por la FIFA, el órgano rector del fútbol mundial.