El nuevo césped alegra los corazones coreanos

La lluvia en Manchester, el sol en Madrid, la niebla en Turín. Las condiciones meteorológicas continúan rigiendo el destino del césped de los más importantes estadios del mundo, algo que ha dejado de importar en Pyongyang, en la RDP de Corea. Aunque las temperaturas invernales congelen el aire hasta 30 grados centígrados bajo cero, el estadio Kim II Sung, con un aforo para 100,000 personas, se llenará a buen seguro, ya que el fútbol podrá seguir evolucionando en el nuevo estadio con césped artificial.

Para testimoniar la importancia del fútbol en este estado comunista, el corpus político en pleno estuvo presente el 25 de octubre en la inauguración del nuevo campo de juego, financiado parcialmente con el programa Goal de la FIFA. Pero fueron los jugadores quienes pudieron comprobar las bondades del nuevo piso. En una conversación posterior al partido con Mohamed Bin Hammam, presidente del Bureau Goal de la FIFA y de la Confederación de Fútbol de Asia, aprobaron vehementemente las virtudes de la nueva grama.

La implementación de este césped artificial permitirá a la RDP de Corea celebrar partidos internacionales y mejorar el desarrollo del fútbol juvenil y femenino. El fútbol de mujeres está experimentando un gran auge a raíz de la victoria en el decimotercer campeonato asiático. La RDP de Corea espera poder clasificarse para la Copa Mundial Femenina de la FIFA RP China 2003, cuya competición de clasificación se celebrará el próximo abril en Tailandia.

El crecimiento del balompié puede haber pasado desapercibido para el mundo exterior, pero se ha hecho patente en el aumento de las instalaciones dedicadas al fútbol. Además del gigantesco estadio Kim II Sung en Pyongyang, hay otros seis colosales estadios, llenos siempre hasta los topes de animosos seguidores.

Y el excepcional éxito de sus vecinos sureños como organizadores de la Copa Mundial de la FIFA Corea/Japón 2002™ ha logrado aupar aún más la popularidad del balompié. 36 años más tarde, el equipo norcoreano que deslumbró al mundo en Inglaterra 1966 regresó a Middlesbrough, escena de su histórico triunfo. La victoria ante Italia perdurará probablemente por siempre como una de las más grandes sorpresas en la historia de los mundiales de la FIFA.

La gran esperanza es que el fútbol sea la vía adecuada para lograr una reconciliación entre ambos países. En septiembre, las dos Coreas jugaron su primer partido en una década. Por una vez el resultado no fue importante, lo realmente inolvidable fue ver a la hinchada animar en Seúl a las dos escuadras, unas imágenes que, al contrario de lo que sucedió durante el mundial, sí atravesaron la frontera.

El nuevo césped artificial nos brindará, a buen seguro, más tardes como ésta.