La FIFA amplía la colaboración con la WFSGI

La FIFA ejerce su responsabilidad social con esfuerzo y dedicación con la voluntad de realizar una contribución irrenunciable como máximo organismo del fútbol. Así, se redoblan los esfuerzos por combatir la mano de obra infantil y los trabajos forzados, mejorar las condiciones laborales y proteger el medio ambiente.

Como órgano rector del fútbol mundial, la FIFA no solo está en contacto permanente con sus asociaciones miembro, sino también con instituciones de desarrollo internacionales, organizaciones no gubernamentales y otros muchos actores que desean mejorar la sociedad a través del deporte.

El trabajo de cooperación con organizaciones consolidadas y de larga trayectoria abre las puertas a nuevos recursos, posibilidades, conocimientos especializados y estructuras de apoyo para poner en marcha programas que parten del fútbol. La FIFA concede una gran importancia al compromiso social.

A fin de dar un nuevo impulso a esta responsabilidad, la FIFA amplía los mecanismos de colaboración e intercambio con la Federación Mundial de Artículos Deportivos (WFSGI, por sus siglas en inglés).

Fomentar el comercio justo, combatir la mano de obra infantil

Como foro ineludible de la industria de artículos deportivos, la WFSGI se empeña en garantizar condiciones laborales justas y respetuosas con el entorno. La WFSGI tiene como referentes los ideales que encarna el deporte. La organización vela por la justicia, la dignidad, el entendimiento y la ética en las fábricas de productos deportivos.

Muchas empresas se concentran actualmente en aspectos internacionales, sociales y ecológicos, como el cambio climático, la escasez de recursos, los derechos laborales y la salud.

Se trata de temas que la FIFA también considera prioritarios. La lucha contra la mano de obra infantil y los trabajos forzados y la labor por mejorar las condiciones laborales y proteger el medio ambiente son la base del trabajo de colaboración entre la FIFA y la WFSGI.

Código de conducta y otras directrices reconocidas
Una de las primeras medidas adoptadas por la FIFA ha sido aumentar el nivel de exigencia a sus licenciatarios en el marco del Programa de calidad de la FIFA. A partir de ahora, los licenciatarios deben observar el código de conducta de la WFSGI y no solo confirmar que no emplean a niños en la fabricación de los balones.

Asimismo, las empresas que deseen suscribir un contrato de licencia en el marco del nuevo programa de calidad de sistemas de detección automática de goles deben cumplir estas directrices.

Este código de conducta contempla no solo eliminar la mano de obra infantil, sino también otras directrices reconocidas mundialmente en relación con el horario de trabajo, la seguridad laboral, los trabajos forzados y la protección del medio ambiente. Únicamente tras la comprobación exhaustiva de la WFSGI se podrá expedir la confirmación preceptiva. Solo las empresas que cumplan con los requisitos mínimos internacionales podrán convertirse en licenciatarios de la FIFA.