La forma perfecta

El único factor constante en el fútbol durante todos estos años ha sido posiblemente la pelota. De hecho, el proceso de fabricación básico no se ha modificado considerablemente en los últimos cien años. En esta cuarta parte de nuestra serie sobre los diferentes aspectos del Programa de Denominaciones de la FIFA escudriñaremos el camino del balón desde el tablero de dibujo hasta el terreno de juego.

SERIES
El FIFA Magazine presenta detalladamente en una serie el Programa de Denominaciones iniciado por la FIFA en 1995 y el balón de fútbol. En el presente número exponemos la fabricación de los balones.
La serie finalizará en la edición de diciembre con el tema: ¿Ha aportado algún cambio en el fútbol el Programa de Denominaciones?
Las épocas y las tecnologías cambian, pero el objetivo de los fabricantes de balones es hoy día exactamente el mismo que antes, es decir, producir una pelota que permita a los jugadores hacer gala de toda su habilidad en vez de obstaculizarla. Esta finalidad es también el objetivo declarado del Programa de Denominaciones de la FIFA, el cual quiere alcanzar una uniformidad universal en la calidad de los balones mediante un proceso estructurado de ensayos y la concesión de licencias.

En los dos años desde su introducción, el control de calidad ha registrado un resultado muy positivo si se observa el creciente número de concesionarios que pueden rotular su producto con la codiciada marca de calidad de la FIFA. Pese a los progresos registrados en el desarrollo del material en los últimos cien años, la estructura básica del balón no ha sufrido grandes cambios, y la calidad del corte y de la sutura siguen teniendo gran importancia.

Estructura

Los primeros balones fabricados en masa a fines del siglo XIX consistían solamente de dos partes: una vejiga de cerdo inflada y una cubierta de cuero. Esta estructura de dos piezas "capa interior y exterior" sigue existiendo en la actualidad. Solamente han cambiado dos cosas: para resolver definitivamente el problema de la permeabilidad, la cubierta exterior fue revestida de varias capas sintéticas. El problema de la retención de la forma fue abordado a finales de los años cuarenta, cuando se introdujo un forro cosido de diferentes materiales para darle mayor resistencia a la cobertura de cuero. En la actualidad, una pelota consiste de cuatro partes: capa interior, cubierta exterior, revestimiento y costura.

Materiales

Capa interior: la vejiga de cerdo original fue sustituida por una capa de goma y, en la actualidad, el material se llama látex y genera la dinámica del balón. En EEUU y en el Lejano Oriente, algunas capas internas se fabrican de un material llamado butyl, el cual, sin embargo, se utiliza solamente en balones de juguete baratos y que se considera como material "muerto".

Cubierta exterior: durante muchos años, el cuero era considerado el único material aceptable para la cubierta de un balón, pero hoy día se utilizan prácticamente sólo diferentes tipos de cuero sintético, los cuales se basan sobre materiales de poliéster que se suelen reforzar con otras sustancias sintéticas. En el caso de productos baratos como réplicas o balones de entrenamiento, se utiliza generalmente PVC, pues es muy resistente y puede ser revestido y estampado con facilidad. Además de una mayor estabilidad de la forma, el forro ofrece también una mayor durabilidad y un rebote más amortiguado. Influye asimismo considerablemente en la trayectoria y la distancia de vuelo del esférico.

Revestimiento: generalmente se utiliza poliuretano por su estabilidad, además de que es fácil de estampar e impermeable. A veces se usa también goma vulcanizada.Costura: se emplean solamente los hilos de poliéster de máxima calidad para que las suturas estrechas tengan estabilidad. Esto garantiza una trayectoria estable y aumenta la velocidad y la distancia del remate.

Fabricación

Primero se preparan los materiales para la cubierta exterior. En la actualidad, estas cubiertas consisten de varias capas de segmentos sintéticos que se colan para ofrecer una superficie lisa.

Se prepara el número exacto de segmentos necesarios para un balón y se estampan con el nombre de la marca, etc. En esta fase del proceso de producción se estampa también el logotipo de la FIFA.

A continuación, se cortan los segmentos necesarios y se efectúan pequeños orificios para facilitar la sutura (ver fotos). El balón se cose en la parte interna invertida hacia afuera para que no se vean las suturas desde afuera. Para cada segmento se utiliza una aguja nueva, con lo cual se hace "desaperecer" el último nudo.

Después de esta fase, se vuelve a invertir la cubierta hacia afuera, se introduce la capa interna y se infla la pelota. Aquellos balones que llevarán las designaciones FIFA Approved o FIFA Inspected o International Matchball Standard entran todavía en una fase adicional, a saber, los tests para la concesión de las marcas de calidad requeridas. El procedimiento exacto de estos ensayos se describirá en la última edición de FIFA Magazine de este año.

Paso a paso hasta el Tricolore, el balón oficial de la Copa Mundial..

La polémica relativa a los segmentos

En la búsqueda del balón perfecto, los fabricantes intentaron cambiar el número de segmentos de la cubierta externa. Los primeros balones tenían solamente seis segmentos, cosidos arriba y abajo, como una pelota medicinal.

Más tarde se varió a 18, 26, 30 y 32 piezas individuales. Muchas personas creen que el balón de 18 segmentos tiene la mejor cualidad de vuelo. La mayoría de los clubes profesionales en Inglaterra juegan con balones de 26 segmentos, mientras que en el resto de Europa se utilizan pelotas de 32 segmentos. Este balón "continental" fue utilizado lógicamente en la Copa Mundial en Francia.

En el entretiempo, existen fabricantes en el mercado -de los cuales algunos son concesionarios del Programa de Denominaciones- quienes venden pelotas con seis, doce e incluso trece segmentos.

Según se dice, estos balones tienen la ventaja de ser más redondos e impermeables y menos propensos a daños debido al hecho de tener menos costuras.

De todas maneras, la búsqueda del balón perfecto continuará incesantemente; ahora con los criterios del Programa de Denominaciones.

Lugar de fabricación

La realidad económica de hoy día hizo que la mayoría de los fabricantes de balones tuviera que desplazar la fabricación en masa de sus productos a otras regiones debido los altos costos de producción en los países occidentales. Actualmente, la región de Sialkot en Pakistán depende enormemente de este ramo de la industria. En este lugar se realizan, ante todo, los trabajos de costura y montaje final de los segmentos y piezas prefabricados e importados.

Esto se debe a que las costuras con máquinas de coser no han dado nunca los mismos resultados de calidad como los balones cosidos a mano. Actualmente, el 75% de todos los balones del mundo se fabrica en la región de Sialkot. Naturalmente existe el riesgo de explotación de la mano de obra barata y esto fue una de las razones por la cual la FIFA emprendió una lucha contra la labor infantil en esta zona.

El futuro

Los futbolistas de todo el mundo pueden alegrarse de poder exhibir su habilidad con balones cada vez mejores. Las épocas en las cuales era casi imposible rematar normalmente un balón hacia el final de un partido en un día lluvioso, o de cabecearlo sin quedar medio atolondrado, han pasado definitivamente al pasado. Hoy día se intenta refinar aún más los materiales sintéticos con la finalidad de garantizar la calidad constante del balón para que su trayectoria sea calculable incluso a grandes distancias y para que el jugador habilidoso pueda dominarlo perfectamente.

Las posibilidades de desarrollo tecnológico son ilimitadas, pero la forma básica de la pelota es y seguirá siendo invariablemente redonda y perfecta.