Una pequeña cancha de césped artificial para el disfrute de los jóvenes

"El fútbol reúne a personas de todo el mundo, las une y las hace felices, como la música. Por eso me encantan tanto el fútbol como la música, porque combinan a la perfección", declaró la cantante de pop alemana Oceana antes de su actuación del 18 de septiembre en la zona de aficionados de la Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA Azerbaiyán 2012, y con estas palabras puso de relieve las cualidades que hacen del fútbol algo tan especial.

Del 15 de septiembre al 13 de octubre, los aficionados tuvieron la oportunidad de asistir a un evento futbolístico único. Un evento que no tuvo lugar únicamente en los estadios, sino también en un emplazamiento de lo más especial; y es que no podemos olvidar que el anfitrión de la Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA 2012 es un país situado entre el mar Caspio y el Cáucaso. Durante 29 días, los amantes del balompié pudieron disfrutar de su deporte favorito en la zona de aficionados del centro de Bakú.

Una pequeña cancha de césped artificial
Cuando, a mediodía, la zona de aficionados situada en el Seaside Boulevard abría sus puertas, comenzaban para muchos las mejores horas del día. Hasta las diez de la noche, la zona ofrecía cada día un emocionante programa de entretenimiento. Desde los diversos puestos y el escenario, un amplio número de artistas nacionales e internacionales crearon un auténtico ambiente festivo.

Pero la auténtica atracción fue, sin duda, la minicancha de la compañía EdelGrass, FIFA Preferred Producer para césped artificial. En el terreno de 12 m x 20 m, niños y niñas, jóvenes talentos y jugadores experimentados pudieron demostrar sus habilidades. Muchos de ellos aguantaron largas colas para poder jugar. Incluso algunas de las protagonistas del torneo, las jugadoras de la selección neozelandesa, aprovecharon la oportunidad para probar el césped artificial de la zona de aficionados. Con el mar Caspio y la impresionante silueta de la ciudad de fondo, se jugó más de un emocionante partido.

"Siempre vengo con mis nietos. Nos solemos quedar varias horas y les encanta. La zona está casi siempre llena, y la mayoría de la gente son jóvenes, lo cual significa que se trata del mejor lugar de ocio para la gente joven", declaró Nazim Agayev, un abuelo que también jugó al fútbol en su juventud.

Una parte de este lugar de ocio permanecerá en Azerbaiyán para que la juventud del país pueda seguir disfrutando. Una vez finalizada la Copa Mundial Femenina Sub-17, la FIFA y el FIFA Preferred Producer EdelGrass cedieron la cancha de césped artificial a la Asociación de Fútbol de Azerbaiyán. Los responsables de esta asociación decidirán ahora el emplazamiento en el que estará situada la cancha en el futuro.